Cómo desconectarte del trabajo en las vacaciones

Las vacaciones son el momento más esperado del año, ya que es la instancia en que se suele dejar la rutina atrás, y en el que las obligaciones y tensiones laborales pasan a segundo plano.

Sin embargo, en ocasiones los días de descanso no sirven para relajarse, ya que en vez de disfrutar el momento con amigos y/o familiares, más del 44% de los trabajadores inventan excusas para poder trabajar, aunque sea por unos momentos, en sus temporadas de descanso.

Así lo afirma el estudio “Profesionales no logran deshacerse del trabajo durante las vacaciones”, del proveedor mundial de soluciones para lugares de trabajo flexibles, Regus, que destaca que “los empleados no solamente se llevan trabajo a las vacaciones, sino que además estarán pegados a sus smartphones y dispositivos móviles.”

Para el director de las Operaciones de Regus, Bernardo Fernandini, este fenómeno se debe al desarrollo de la tecnología, lo que implica que los trabajadores estén siempre conectados y les resulte más fácil sucumbir a la tentación de revisar el correo electrónico y completar las tareas pendientes.

“Gracias a los teléfonos inteligentes, netbooks y conexiones de Internet en todas partes, es más difícil desconectarse y dejar tiempo para estar con los seres queridos, hecho fundamental para mantenerse saludable. Desgraciadamente, este tipo de situaciones serán cada vez más normales, debido a la convergencia tecnológica en la que estamos inmersos, y la dependencia que nos generan estos dispositivos móviles”, afirmó Fernandini.

El sondeo, que se realizó a más de 16 mil personas en más de 80 países, destaca que entre estos persistentes profesionales que no logran desconectarse, hay una minoría de “trabajólicos crónicos” de la cuál uno de cada diez (11%) trabajará más de tres horas por día durante sus vacaciones.

“Son los avances tecnológicos de los diez últimos años que fomentan esta adicción. En la era digital, el trabajo ya no es un lugar donde se va, sino algo que se hace y que se puede hacer en cualquier parte, cuando se quiera, y como se quiera. Entre los encuestados, son los profesionales chilenos los que más cumplen con este perfil”, destacó el director de las Operaciones de Regus.

Si bien el trabajo puede constituir con un objetivo y dar sentido a la vida de las personas, también puede producir enfermedades físicas y psicológicas si es que se abusa de él, tales como ansiedad, depresión, malestar, desasosiego o fatiga.

Ante este escenario, para la psicóloga organizacional de la Universidad de Santiago de Chile (Usach), Jessica Rodríguez, el exceso laboral perfectamente puede modificar nuestros comportamientos, ya que puede llevar a algunos a fumar más, comer en exceso, refugiarse en el alcohol, o puede provocar el suicidio.

“Al igual que alimentarse o dormir, el descanso es una necesidad biológica y mental imprescindible. Por ello, el cuerpo necesita aislarse de la rutina para cargarse de energía, pero cuando proyectamos el trabajo a los momentos de descanso, podemos alterar nuestra personalidad y nuestra salud fisiológica, debido a que el ánimo estará más sensible y puede aumentar nuestra tensión arterial, alterar nuestra frecuencia cardíaca, provocar tensión muscular, entre otros”, afirmó Rodríguez.

Pero ¿qué es descansar? La psicóloga de la Usach sostuvo que este concepto es más complejo de lo que se piensa, pues “se trata de concentrar nuestra atención y todos los recursos cognitivos que poseemos en una actividad distinta a la que se hace habitualmente para reparar las fuerzas con la quietud que esa actividad nos estrega.”

Y es que no hay nada peor que salir de vacaciones y no descansar. Por ello, Rodríguez recomienda realizar todo aquello que, por tiempo, no se puede hacer durante el año laboral. Por ejemplo, salir a pasear en bicicleta, asistir a alguna conferencia, taller o dedicar unos 30 minutos más a alguna actividad deportiva, puede traer múltiples beneficios.

“Además, si se quiere salir fuera de la ciudad o del país, es necesario dejar preparado una lista de tareas y delegar los temas urgentes, pues es vital no tomar tensiones en este período. Pero, por sobretodo, aléjese de la tecnología. Igualmente se recomienda volver un par de días antes de incorporarse al trabajo, para que podamos reconducir nuestro cuerpo y mente a su vida habitual”, destacó.

De acuerdo a los especialistas, elaborar estrategias para aumentar la eficacia y la productividad del trabajador y, así, evitar que el personal se lleve trabajo a la casa en su tiempo libre, es clave para evadir mentes estresadas.

No obstante, para algunos la rutina es un método de organización y estructuración personal que, al perderla en las vacaciones, puede provocar frustración y desorientación al no saber cómo gestionar el tiempo libre. Por ello, lo importante es cuidar de los detalles para que este tiempo sea un verdadero momento de descanso y placer.

Fuente: educamericas.com

Comentarios:

Nuestro blog existe gracias a:
}